¿Por qué en Winkle envasamos nuestras bobinas al vacío?

Under-extrusion, así es como se le conoce al problema de impresión más común en la impresión 3D. Está relacionado con la presencia de humedad en el filamento. Si la bobina no está seca, se puede experimentar impresiones de baja calidad.

¿Cómo saber si el filamento está húmedo?

La primera forma de detectar su estado es ver que el material no está liso y contiene pequeñas burbujas en su interior. Estas se forman por el proceso de evaporación de la humedad ya almacenada dentro del material, produciendo finalmente vapor dentro del filamento.

También puedes detectar que el filamento está húmedo si el material sigue extruyendo, aunque el motor de extrusión haya dejado de empujar a través del fusor de la impresora.

¿Cuáles son las principales consecuencias de realizar impresiones 3D con filamentos en malas condiciones?

● Las líneas de extrusión son irregulares e, incluso, se producen grietas o huecos entre ellas
● Las piezas no se adhieren bien entre sí
● Las piezas impresas se quiebran fácilmente
● Puede favorecer el stringing, o la aparición de «hilos» en tus impresiones
● Se pueden producir atascos en el Hotend

¿Cómo se puede prevenir este problema?

Previamente a su envío, en Winkle llevamos a cabo el proceso de envasado al vacío de las bobinas con el fin de conservar todas las propiedades del producto.

Así se evita que durante la llegada al destino, el filamento pueda sufrir deterioros debido a la humedad y otras condiciones meteorológicas, como los rayos UV.

Este proceso permite además que el filamento llegue bobinado de manera perfecta a los clientes.

www.winkle.shop

¡Síguenos en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *